De: xxxx xxxx xxxxxxx <xxxxxx@gmail.com>
Teléfono: xxxxxxxxx
Asunto: AGRADECIMIENTOS
Área de interés: Secretaría general
Cuerpo del mensaje:
Buenas tardes,

Soy socio de JUCIL, afiliado con el nº 5772, y por medio del presente me gustaría dedicarles las siguientes palabras:

En febrero de 2019 me notificaron un injusto – a mi modo de entender los hechos – expediente sancionador por la presunta comisión de una infracción grave al régimen disciplinario de la Guardia Civil por una supuesta comisión de “abuso de la autoridad en el ejercicio del cargo (art. 8.2)”, pero este expediente se archivó por caducidad y sin responsabilidad debido al incumplimiento de los plazos legalmente establecidos (art. 55), notificándomelo en septiembre del mismo año.

Sorpresivamente, en febrero de 2020, me notifican la reapertura de un nuevo expediente sancionador por los mismos hechos que, afortunada y recientemente,  se consiguió el archivo definitivo sin responsabilidad hacia mi persona.

Durante casi dos años he padecido una injusticia que ha hecho mella en mi vida laboral y, sobre todo, personal que, sin llegar a decaer, sacaba fuerzas aún sin tenerlas y trataba de dar el 200% en el trabajo, levantando cabeza más que nunca y ofreciendo buenos resultados tanto en mi Unidad como al grupo de trabajo al que estoy adscrito.

Todo esto se lo debo no sólo a mi familia sino a JUCIL, al sentirme asesorado y respaldado en todo momento, a nivel nacional y , en particular, a nivel provincial. Por ello, mi más profundo agradecimiento a los servicios jurídicos de JUCIL y, muy especialmente, a los representantes provinciales de Canarias que hasta ahora sólo he tenido el placer de conocerlos por teléfono y por su nombre de pila, Sergio y Carlos, pero que a su vez los he sentido tan cerca de mi gracias al apoyo desinteresado que me han mostrado durante todo este tiempo.

Por lo expuesto, considero que es mi deber moral transmitirles mi más sincero AGRADECIMIENTO.

Sin otro particular, reciban un cordial saludo.

Atentamente,

Socio nº 5772.