David y Miguel Ángel han muerto asesinados por la ineficacia de un ministro, Fernando Grande Marlaska, al que pedimos que dimita

JUCIL reclama la inmediata salida del Gobierno del actual titular de Interior que no ha sido capaz de dotar con medios a los guardias civiles que luchan contra un narcotráfico cada vez más violento en impune en el sur de España
La asociación profesional se personará como acusación popular en el juicio contra los asesinos de los dos guardias civiles que fueron arrollados en Barbate por una narcolancha a la que intentaban detener desde una pequeña zodiac

Cumplieron las órdenes y, pese a la diferencia de medios, no tuvieron ni un mínimo instante de duda. Se lanzaron a las aguas del puerto de Barbate, ya de noche, para intentar identificar a los ocupantes de varias narcolanchas que habían permanecido allí todo el día para refugiarse de la mala mar. Un acto de valentía el de perseguir con una chalupa a cualquiera de las ‘gomas’ que dotadas de hasta cuatro motores de 300 caballos de potencia cada uno chulean su paso por el entorno del Estrecho, desde la desembocadura del Guadalquivir hasta Algeciras. Es su territorio, lo han demostrado y este pasado viernes por la noche lo ratificaron. Están dispuestos a lo que sea para continuar con su negocio: el tráfico de drogas a través del Estrecho y el tráfico de personas. Nada parece impedírselo y las últimas acciones de la Administración también lo corroboran. Campan por la zona con absoluta impunidad. Hasta la fiscal antidroga de Cádiz, Ana Villagómez así lo reconocía esa noche con impotencia en un gesto que honra su valentía y su respeto por el trabajo de guardias civiles y policías nacionales.

 

Un asesinato salvaje

 

“Ha sido un asesinato salvaje” afirmó minutos después de que se conociera la noticia el secretario de Comunicación de JUCIL, Agustín Leal, entrevistado en la SER. Leal no pudo llegar a terminar su intervención abrumado por los hechos y por un llanto que no pudo evitar en antena. En aquel momento sólo se sabía que habían sido asesinados dos guardias civiles porque una narcolancha había hecho volcar la pequeña embarcación en la que intentaban detenerlos y luego, había regresado para pasar sobre los guardias civiles. Las imágenes de vídeo lo cuentan todo. “¿Pero con esa barca sale la Guardia Civil?” se oye en uno de los vídeos. “Se ve que no tienen más” responde otro de los testigos segundos antes de que la zodiac fuera arrollada por la narcolancha.

El resultado ha sido la muerte de nuestros compañeros David Carracedo y Miguel Ángel González. Tres hijos han quedado huérfanos. ¡Y aún esperamos la evolución de otros dos compañeros heridos graves en este mismo crimen, no los hemos olvidado!

 

Marlaska y Marcos deben  de irse de inmediato

 

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de JUCIL lo tuvo claro desde el primer instante. Esa misma noche, a través de una nota de prensa recogida por numerosos medios de comunicación, JUCIL pidió la inmediata dimisión del ministro Fernando Grande-Marlaska. Si antes había motivos para pedirla, ahora, esas razones cuentan además con un asesinato en el que tiene mucho que ver la ineficacia con la que se ha prestado atención a la lucha contra el narcotráfico en esta parte de Andalucía. Y con él, pedimos también que abandone el cargo el director general de la Guardia Civil, Leonardo Marcos, quien ha demostrado en estos pocos meses al frente del Instituto armado que se halla más preocupado por controlar y limitar lo que decimos las asociaciones profesionales que por resolver los problemas que sufren, a diario, los guardias civiles.

 

Que los culpables paguen la máxima pena

 

David y Miguel Ángel han muerto por la ineficacia y la falta de medios que hemos denunciado desde hace años, que seguiremos denunciando, por supuesto. En estos momentos de dolor, JUCIL expresa públicamente todo su apoyo a las familias de nuestros dos compañeros y anuncia que este grave delito no puede quedar sin pena. Por ese motivo, la asociación adelanta que los servicios jurídicos de JUCIL se presentarán como acusación popular para que los asesinos cumplan las máximas condenas por este execrable crimen.

Desde el dolor de este instante, JUCIL, con una contenida indignación porque lo primero es atender a los nuestros y acompañar a las familias en estos momentos difíciles, anuncia que no cejará en su empeño de que todos los asesinos paguen por el delito cometido y que las muertes de David y Miguel Ángel no sean en vano. Descansen en paz.