JUCIL logra del Servicio Extremeño de Salud una circular para que los guardias y sus familias sean atendidos en los centros de salud

Representantes de la asociación profesional se reúnen con el director general de Asistencia Sanitaria de Extremadura ante las dificultades de los mutualistas de ISFAS cuando acudían a los servicios sanitarios de esta comunidad autónoma
JUCIL resalta que el convenio entre ISFAS y el Servicio Extremeño de Salud se encuentra aún pendiente de firma y no se ha renovado desde 2017

La asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) ha logrado el compromiso de los responsables de la Junta de Extremadura para que, tanto los guardias civiles mutualistas de ISFAS como sus familias, sean atendidos en todos los centros de salud y del área sanitaria de esta comunidad autónoma, pese a que todavía no se ha firmado el convenio entre ISFAS y el Servicio Extremeño de Salud.

Los representantes de JUCIL se han reunido recientemente con el director general de Asistencia Sanitaria, Félix Miranda Álvarez, acompañado del subdirector de este mismo departamento, José Luis Mora. En la reunión se expuso la situación en la que se encuentra la asistencia sanitaria de los guardias civiles y de sus familiares que pertenecen al Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS), a los que se les ha denegado la asistencia en la mayor parte de los centros de salud públicos y de atención primaria de Extremadura.

 

Los problemas del ISFAS

 

Los responsables del Servicio Extremeño de Salud informaron que desde 2017 no existe convenio de colaboración con ISFAS para la asistencia de atención primaria, enfermería y urgencias en las zonas rurales. Asimismo, indicaron desconocer los motivos por los que ese convenio no se renovó.

Los altos cargos del Gobierno de Extremadura se mostraron preocupados por esta situación han trasladado su compromiso a abordar esta problemática en la Consejería de Salud, con el fin de iniciar las negociaciones cuanto antes, para renovar la firma de este convenio con ISFAS.

Ante las quejas por la negativa a ser atendidos en multitud de centros de salud, tanto atención primaria, como enfermería, como urgencias no vitales se comprometieron a enviar una circular urgente a todos los centros indicando que los guardias civiles y sus familiares pertenecientes a las mutualidades, ISFAS en nuestro caso, deben ser atendidos al igual que el resto de los ciudadanos.

JUCIL agradece la voluntad mostrada por el Servicio Extremeño de Salud para resolver esta situación. Esta asociación seguirá trabajando para mejorar las condiciones laborales y personales de todos los guardias civiles.