El próximo debe de ser el año de avances y mejoras laborales de los guardias civiles tras un 2023 de pérdidas y retrocesos en derechos

La asociación profesional urgirá en 2024 a que se apliquen en la normativa las demandas sobre equiparación salarial, la fijación de una jornada digna y condiciones de jubilación similares a las que disfrutan las policías locales y autonómicas
JUCIL mantiene su compromiso en la mejora de las condiciones de los guardias civiles ante cualquier intento de acallar la voz tanto de cualquiera de los miembros del Cuerpo como de los representantes de la que es la formación mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil

La asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL)  promoverá en 2024 el avance de los derechos laborales de los guardias civiles tras un año, el 2023 que ahora finaliza, en el que lamentablemente se han registrado retrocesos en las condiciones en las que llevan a cabo su trabajo diario los integrantes de este Cuerpo, una policía discriminada por el Ministerio del Interior tanto por percibir unos salarios inferiores, como por mantener una jornada de trabajo mucho más abultada que el resto de policías con una jubilación desproporcionadamente más baja que a la que acceden los otros cuerpos policiales, tanto autonómicos como locales.

JUCIL ha tenido ocasión de explicarle con claridad y de forma rotunda al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, estas diferencias y la necesidad de que se corrijan de inmediato. Marlaska presidió el último pleno del Consejo de la Guardia Civil, el 14 de diciembre último, y en él la voz de esta asociación profesional resonó con fuerza: Recordamos que deben cumplirse las condiciones pactadas y firmadas en 2018 para lograr la equiparación de salarios real y aún muy lejana, pero también la aplicación de una jornada digna, porque los guardias civiles seguimos trabajando 240 horas más al año que un policía nacional. ¡Más de un mes de trabajo a mayores!

 

Es momento de que comiencen los cambios

 

JUCIL recordó al titular de Interior que es el momento de que su departamento comience a modificar la normativa para que estas demandas pasen del papel a la realidad. Atendiendo a lo dicho por el ministro Fernando Grande Marlaska tras escuchar nuestras reivindicaciones estaremos atentos a ver cómo comienzan a plasmarse todas esas mejoras reclamadas y que Marlaska dijo entender.

JUCIL expresa así su deseo de que comience un nuevo tiempo en las relaciones de la Dirección General de la Guardia Civil y del Ministerio del Interior con las asociaciones que representan la voz de los guardias civiles. Sin que esto suponga, ni mucho menos, el abandono o la cesión en nuestras posiciones sobre la reivindicación de la equiparación salarial, una brecha que lejos de cerrarse ha crecido de forma considerable en este 2023.

 

Lo único que pedimos: igualdad de trato

 

JUCIL advierte en este balance del año 2023 para los derechos y libertades laborales y sociales de los guardias civiles que no cejará en sus demandas a pesar de los intentos por acallar nuestras voces mediante expedientes y sanciones frente a las que nuestros servicios jurídicos defenderán los derechos de los guardias civiles que, como ciudadanos, también se encuentran recogidos en la Constitución.

La asociación mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil pretende que 2024 sea el año donde se plasmen las reivindicaciones que defiende para el conjunto de los guardias civiles. Sólo reclamamos igualdad. Esa es nuestra principal demanda. Equiparación de nuestros sueldos y el de los policías nacionales con los que perciben las policías autonómicas. No queremos estar por encima, simplemente a la par. La propia ministra de Trabajo y vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díez, recuerda de forma permanente la fórmula de ‘a igual trabajo, igual salario’. Queremos que se aplique también para nosotros.