JUCIL se persona como acusación popular en el caso abierto por el asesinato de los dos compañeros guardias civiles en Barbate

La asociación profesional se incorporó a la causa en la tarde de ayer lunes, minutos después de que se trasladara ante el Juzgado de Instrucción a los ocho detenidos por su posible participación este crimen
JUCIL ejercerá la acción popular en defensa de los intereses generales de todos los guardias civiles. “No eran socios, pero JUCIL pelea por todos” afirma el secretario general de la asociación, Ernesto Vilariño

La asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) se ha personado ya para ejercer la acusación popular en el caso abierto por el asesinato de nuestros compañeros David y Miguel Ángel, arrollados por una narcolancha en el puerto de Barbate en las últimas horas de la tarde del pasado viernes. Los servicios jurídicos de JUCIL prepararon desde la misma jornada del sábado último la forma de personarse ante los tribunales de Justicia que deberán de juzgar a los autores de este crimen. Así lo anunció ese día el secretario general de la asociación, Ernesto Vilariño. “Ni David ni Miguel Ángel eran miembros de nuestra asociación, pero JUCIL pelea por todos los derechos generales en defensa de los guardias civiles en todos los casos” argumenta Vilariño.

JUCIL ha expresado su intención ante el juzgado de instrucción que en la jornada de ayer lunes recibió en Barbate a los ocho detenidos hasta ahora por su participación en estos actos criminales. “Nuestro procurador nos anunció que se había completado la personación ante los juzgados en la tarde de ayer lunes”, explica el secretario general Jurídico de JUCIL; Alberto Álvarez Arranz. “Nos presentamos como acusación popular en defensa de los intereses generales de todos los guardias civiles”, añade Álvarez Arranz.

 

JUCIL, al servicio de los asociados, pero también de todos los guardias civiles

La asociación profesional se ha volcado desde la misma noche del viernes en dar respuesta a las numerosas dudas surgidas entre los compañeros tras este asesinato salvaje y tanto el secretario general, Ernesto Vilariño, como el secretario de Comunicación, Agustín Leal, se trasladaron de inmediato a la localidad gaditana. Para dar apoyo y cariño a las familias de los dos fallecidos en primer lugar y también para estar junto a sus compañeros, que en estos días han vivido y aún viven momentos de gran dolor.

El Comité Ejecutivo Nacional de JUCIL valora el esfuerzo que muchos asociados en la provincia de Cádiz han llevado a cabo a lo largo de estos días y el apoyo que han dado a los desplazados. Su labor ha permitido que la voz de los guardias civiles, a través de JUCIL, haya resonado fuerte y clara en prácticamente todos los medios de comunicación: periódicos, digitales, radios, televisiones y también en redes sociales. Ese trabajo ha facilitado que la opinión de los guardias civiles haya llegado a su máxima difusión y que, junto al dolor por la pérdida de David y Miguel Ángel, se haya podido escuchar también la indignación que llena hoy nuestros pechos, por la que hemos pedido y seguimos exigiendo, la dimisión o el cese del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska y el del director general de la Guardia Civil, Leonardo Marcos.