JUCIL enumera a la Dirección General las tareas por hacer para mejorar tanto la Guardia Civil como la vida de los guardias civiles

La asociación profesional presenta ante el director general todas las reivindicaciones que buscan la adecuación del Cuerpo a las exigencias del siglo XXI y a los integrantes del Cuerpo a ser tratados como una policía de primera
En este segundo comunicado JUCIL quieren informar a todos sus socios que continuará con la reivindicación de todas las materias que considera necesarias para los guardias civiles, empezando por la equiparación de sus salarios al de los policías autonómicos

Hemos avanzado, pero todavía hay muchas cosas por hacer. La asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) ha enumerado hoy ante el director general una larga lista de reivindicaciones destinadas a mejorar la capacidad laboral de los guardias civiles, pero también a aumentar la seguridad de los ciudadanos y a convertir al Instituto Armado en una policía moderna que hoy demanda una sociedad avanzada como la española. El secretario general de JUCIL, Ernesto Vilariño, acompañado por el secretario nacional de Finanzas, Óscar González, han sido los encargados de elevar ante el máximo responsable de la Guardia Civil, Leonardo Marcos, las peticiones. Esta ha sido la lista presentada

 

Desde los inicios a la actualidad

 

Justicia para la Guardia Civil JUCIL se inscribe en el registro de asociaciones profesionales de la Guardia Civil, el 28 de agosto de 2018, tras la firma entre el gobierno del Partido Popular con las anteriores asociaciones representativas de la Guardia Civil, el mal llamado acuerdo de equiparación salarial. La inscripción se realiza al negarse, tanto asociaciones como Gobierno en que la plataforma que unía a Guardia Civiles y Policías Nacionales JUSAPOL, formara parte de las negociaciones para alcanzar la equiparación salarial con las policías autonómicas, viéndose en la obligación para formar parte de negociaciones en la creación de una herramienta que permitiera acceder de manera legal a las futuras mesas de negociación sobre la equiparación salarial.

JUCIL logra en las elecciones su entrada al consejo con seis vocales, cinco en la escala de guardias y cabos y uno en la de suboficiales, teniendo así capacidad legal para negociar la reivindicación principal de esta asociación, que es la equiparación salarial que se niega a los guardias civiles desde hace más de 30 años. Como asociación velamos por la defensa de los derechos de los guardias civiles y de la Institución, tratando de ser críticos, pero sin desprestigiar al Cuerpo y siempre con mentalidad de dialogo.

Las principales reivindicaciones

 

  • Equiparación salarial. Los guardias civiles siguen sin estar equiparados con los policías autonómicos. Después de la firma del acuerdo de “falsa equiparación”, aun con el aumento salarias de los últimos años la brecha salarial no solo no se ha reducido si no que sigue existiendo una diferencia en las nóminas de 600euros

 

  • Jubilación digna. Los compañeros que pasan a retiro lo deben de hacer con 65 años y la merma en sus emolumentos que se refleja en los ingresos tras su retiro de un mínimo de 600 euros, mientras que un policía autonómico puede prejubilarse a los 59 años con el 100% de sus derechos y unos ingresos de 600 euros más elevados. Es decir; sigue existiendo la diferencia con la situación de activo.

 

  • Pago íntegro de las pagas extras como el resto de las policías y no del complemento que en la actualidad se recibe.

 

  • Abono de horas extras. Las horas que se realizan son sobreesfuerzo por parte de los Guardias civiles que deben de extender sus horas de servicio por circunstancias sobrevenidas en el mismo.

 

El anacrónico Código Penal Militar

 

La aplicación del Código Penal Militar supone el uso de una normativa anacrónica y anticuada que tiene difícil encaje dentro de las funciones policiales que realiza la Guardia Civil y más en el siglo XXI, donde un guardia civil puede cumplir penas de prisión.

La aplicación de esta norma, como indica la misma, es suplementaria en el supuesto de los delitos que el Código Penal ordinario no recoja y, en todo caso, la mayoría de los posibles delitos que se imputan por la jurisdicción militar se pueden solventar con la aplicación del régimen disciplinario de la Guardia Civil.

Solicitamos la no aplicación de esta norma en las funciones policiales que realizan los guardias civiles y, sobre todo, que no se aplique dicho Código Penal Militar en la vida privada de los agentes de la Guardia Civil.

 

Turnos de trabajo e índices correctores

 

Con la reciente aprobación de la modalidad de turnos rotatorios, los guardias civiles, lejos de lograr un aumento en sus derechos sociolaborales sufren una merma de estos. La aplicación e interpretación que desde la DGGC se ha hecho de esta norma nos aboca a un retroceso en cuanto a la duración de nuestra jornada laboral con respecto a la que se disfruta en el CNP.

Esta asociación siempre ha defendido la implantación un turno rotatorio especifico conocido en el argot policial como el 6×6 como parte integral de la equiparación salarial entre guardias civiles y policías nacionales. Este turno de trabajo se caracteriza por trabajar seis días seguidos, dos días de mañana, dos de tarde, dos de noche, y librar cinco días más el saliente.

 

El turno 6×6 aporta ventajas en el área de la conciliación, ya que disponen de más tiempo para invertir en tu vida familiar, facilita el descanso, aumenta la motivación y, por tanto, optimiza el rendimiento durante el trabajo. Además, dicho turno favorece hábitos alimenticios más saludables por los horarios, mejora el ambiente laboral y las relaciones interpersonales con los compañeros.

Ante nuestra sorpresa, en la DGGC se ha apostado por lo contrario y se ha decidido implantar un 6×4, sin ningún tipo de consenso con las asociaciones y con el rechazo frontal de la asociación mayoritaria, que en este caso es JUCIL.

Esta secuencia que se ha implantado en la Guardia Civil es un retroceso en materia laboral inasumible por los siguientes motivos:

 

  1. Conlleva un exceso en la extensión de la jornada laboral de un Guardia Civil de unas 250 horas respecto a un Policía Nacional, más de mes y medio de trabajo a lo largo de un año natural.

 

  1. Contraviene la Directiva 2003/88/CE del Parlamento Europeo relativa a la ordenación del tiempo de trabajo y permite la institucionalización del denominado “DOBLETE”. Una práctica arcaica y obsoleta que ha sido desterrada de todos los cuerpos policiales de este país, excepto de la Guardia Civil, que, por lo visto, y después de publicar la normativa que regula el trabajo en la modalidad de turnos rotatorios, pretende institucionalizarla por ley. Fundamentamos nuestra oposición en dos artículos de la Directiva Europea:
    • El artículo 3 dispone lo siguiente: «Los Estados miembros adoptarán las medidas necesarias para que todos los trabajadores disfruten de un período mínimo de descanso diario de 11 horas consecutivas en el curso de cada período de 24 horas.

 

    • La Directiva limita el tiempo de trabajo medio de todos los trabajadores nocturnos a ocho horas por cada período de 24 horas.

 

  1. Las secuencias que plantea la DGGC restringen el disfrute de fines de semana libre y los limita a una horquilla de entre 8/12, si la secuencia no tiene dobletes y entre 11/17, si tiene dobletes. Esto, atenta directamente sobre la propia Orden General número 11 donde viene reflejada la forma en la que se deben disfrutar estos, y desde luego, una vez hecho el cálculo, los Guardias civiles vuelven a salir perjudicados también en este punto.

 

  1. En el artículo 25 de la Orden General número 11 viene claramente definida la forma de obtener un Descanso Singularizado Adicional (DAS). Básicamente se resume en que cada 3 servicios realizados en horario festivo te corresponderán 1 DAS y cada 6 servicios realizados en horario nocturnos, te corresponderá otra DAS. Pues bien, aquí se ha decidido topar el número de DAS que se pueden generar en 18, cuando hay múltiples secuencias que generan más días deducibles de descanso, es decir, más DAS. Esto incide claramente sobre un derecho adquirido y se obliga al guardia civil a renunciar a ese disfrute de descanso extra al que tiene derecho por haberlo generado.

 

  1. Además, de lo detallado anteriormente, también se produce otro agravio comparativo con otras instituciones policiales en materia retributiva. Mientras en ellas se paga un complemento de turnicidad para compensar la penosidad del trabajo a turnos, en la Guardia Civil se ha decidido utilizar los mismos parámetros para compensar a cualquier trabajador, es decir, compensan de forma aritmética la realización de este tipo de servicios, cuando la compensación tendría que ser de forma geométrica, ya que no afecta de la misma manera a la salud hacer 1 noche al año que hacer 60. Este concepto es anacrónico e ilógico en los tiempos en los que vivimos, ya que existen multitud de estudios que demuestran de forma fehaciente que el trabajo a turnos acorta la esperanza de vida de forma sustancial.

 

La forma de poder implantar y cuantificar de forma equitativa los turnos rotatorios en la Guardia Civil que nosotros planteamos y que así, se ha defendido en los distintos grupos de trabajo, es con la corrección de los índices correctores que se aplican en la Guardia Civil e igualarlos a los que tiene la Policía Nacional.

 

Adecuación de las plantillas

 

Los nuevos retos delincuenciales hacen más que necesaria la adecuación de las plantillas. La nueva delincuencia a la que nos enfrentamos hace necesaria la creación de unidades específicas que prevengan, investiguen y luchen contra esta nueva delincuencia.

Creemos en el aumento de plantillas, en unidades específicas como son los equipos VIOGEN, equipos ROCA o equipos ARROBA entre otros, pero no en detrimento de las unidades de seguridad ciudadana de donde se nutren estas unidades, que son el eje vertebrador de la institución.

Abogamos por la creación de vacantes específicas de méritos para estas unidades, evitando de este modo que las unidades de seguridad ciudadana se vean afectadas, con la merma de efectivos para que realicen sus servicios en forma de comisión en estos equipos.

Esta adecuación de plantilla no solo se refiere al personal, sino también al estar directamente relacionado con la distribución de las unidades, en especial en la “España Vaciada”, donde la más que acuciante falta de personal hace que las unidades básicas de esta distribución como son los puestos sean en realidad unidades inoperativas.

Para ello la propuesta de JUCIL siempre fue:

 

  • Cierre de puestos inoperativos, pequeñas unidades que no ofrecen el servicio mínimo a las poblaciones en las que se encuentran al no disponer del personal mínimo exigible

 

  • Unificación de puestos en unidades más grandes que den respuesta a las necesidades y demandas de la sociedad.

 

  • Redistribución de las unidades en grandes núcleos urbanos que hagan más sencilla la conciliación familiar y la laboral y atractiva la solicitud de estos destinos.

 

De la misma manera solicitamos que las provincias de la denominada ‘España Vaciada’ sean más atractivas, con incentivos para estas unidades al alcance de la DGGC, como pueden ser:

 

  • Compensación económica

 

  • Puntos de mérito para solicitud de vacantes.

 

  • Condecoraciones por permanencia en la unidad.

 

Dotación de medios

Solicitamos la adecuación de las condiciones laborales de los guardias civiles con la dotación de medios materiales de última generación para las funciones a las que se enfrentan a diario.

 

  • Armamento. Por poner un ejemplo nos encontramos con la adquisición del arma que deberán de portar los guardias civiles, como es la pistola RAMON, un arma poco fiable. Para la compra del arma reglamentaria, que es la herramienta de trabajo principal de los guardias civiles, el criterio principal de licitación fue el precio. Dejando de lado aspectos importantes como la funcionalidad, la hegemonía, la fiabilidad y, sobre todo; que a la hora de su utilización no se produzcan fallos.

 

  • Vehículos. Renovación de parte de la flota con una alta cifra de kilómetros y una antigüedad elevada. Hemos solicitado la inclusión en la ficha de riesgos laborales de la climatología adversa como factor de riesgo en la conducción de vehículos a motor y la dotación de neumáticos de invierno en los vehículos oficiales para paliar el riesgo que supone la circulación con nieve o hielo en la calzada,

Estos aspectos generan continuas averías. Se debería de valorar la posibilidad de adquirir los vehículos en renting.

 

  • Pistolas eléctricas tipo Tasser. Dotación inmediata de este dispositivo a las patrullas que realizan sus servicios de cara a los ciudadanos. En la actualidad se dispone como medios de defensa y protección del arma de fuego reglamentaria o el bastón de auto defensa, no existiendo un medio intermedio entre estos dos medios. El primero altamente lesivo y que pudiera generar lesiones irreversibles, en el caso del segundo medio en diversas ocasiones es insuficiente para repeler una agresión a los Guardias civiles o terceros, con el consiguiente riesgo para la integridad de los agentes o las personas a las que se debe de proteger.

 

  • Cámaras de grabación individuales. Hemos solicitado la inclusión de estos dispositivos, que en la actualidad se hacen más que necesarios, por las continuas agresiones que sufren los guardias civiles que van en aumento y son cada vez más violentas. Son un medio de prueba para la defensa de los guardias civiles. Como ejemplo podemos poner los continuos “saltos a la valla” que se producen en Ceuta y Melilla.

 

Pero no solo es un medio de prueba para las agresiones a los guardias civiles, también supone una protección de los ciudadanos en supuestos casos de mala praxis de los agentes.

 

Formación continua

 

La actualidad y la complejidad de la sociedad y por ende la delincuencia hace necesaria una especialización y formación continua de los guardias civiles. Reclamamos asimismo el reconocimiento de formación civil que ya es reconocida tanto por el Ministerio de Educación. De la misma manera se solicita el reconocimiento de formación en idiomas siempre se realice por estamentos reconocidos.

 

Supresión de productividades

 

Las productividades deberán de ser justas y no arbitrarias, como en la actualidad, dando lugar a que guardias civiles que prestan sus servicios en la calle, que realizan las funciones encomendadas, no vean reflejado ningún tipo de productividad siendo la nómina inferior a los compañeros de servicios burocráticos que si reciben estas productividades de manera regular. Por este motivo solicitamos:

 

 

  • La modificación de la norma que regula los incentivos al rendimiento Orden General número 4 de 12 de febrero de 2021, por la que se regulan los incentivos al rendimiento del personal de la Guardia Civil.

 

  • Supresión de las productividades aleatorias y “a dedo” que se asignan mensualmente por los jefes de unidad.

 

Proponemos la concesión de estas productividades únicamente para servicios extraordinarios debidamente justificados. El resto de la cuantía que se reparte en la actualidad se ingresará en una bolsa común que se deberá repartir a final de año a partes iguales entre todos los Guardias civiles.

 

Condecoraciones

 

El reparto de las condecoraciones tanto ordinarias como extraordinarias, entre escalas es claramente desigual donde si se ve el porcentaje la escala de oficiales y oficiales superiores es claramente superior al resto en especial en comparación con la escala de Cabos y Guardias.

 

De la misma forma esta desigualdad se produce entre los componentes que realizan sus servicios atendiendo a la ciudadanía en las distintas unidades operativas y aquellos Guardias civiles que prestan sus servicios en unidades burocráticas, con una clara concesión a los segundos que a los primeros.

Esto conlleva a una clara desmotivación entre los guardias civiles en primer lugar por la falta de reconocimiento a la labor que realizan a diario, así como la influencia que estas condecoraciones tienen en la petición de destino.

 

Transparencia en las vacantes

 

Diferenciar entre las vacantes que existen en el Real Decreto 470/2019, de 2 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de destinos del personal de la Guardia Civil. en los distintos tipos de destino.

 

  • Vacantes por antigüedad. Aquí no encontramos grandes problemas, salvo que en los destinos de plana mayor o burocráticos. Entendemos que las funciones que se realizan en estas unidades no requieren de una especialización especifica, pudiendo tener acceso a estas vacantes los Guardias civiles con un periodo mínimo de servicio y antigüedad en el cuerpo.

 

Estas vacantes de plana se podrían publicar con el único mérito de antigüedad para dar opciones de realizar un servicio más cómodo a los guardias civiles de edad más elevada y más años de servicio.

 

  • Vacantes de Méritos. Pedimos una unificación y simplificación en las fichas que están relacionadas con distintas unidades o especialidades.

 

En la actualidad para vacantes de la misma especialidad o del mismo catálogo de puestos de trabajo existen diversas fichas en las que se solicitan méritos muy dispares para realizar las mismas funciones.

 

Se deben de tener en cuenta la realización de cursos de formación que en muchas ocasiones no se tienen en cuenta por la DGGC, y son fácilmente aplicables a las distintas vacantes de méritos al guardar relación con las funciones de estas vacantes.

 

  • Vacantes de libre designación. Deben de ser únicamente para puestos de trabajo de carácter técnico o que requieran una especial formación. Estas vacantes no se prolongarán en el tiempo se ajustarán al tiempo mínimo e imprescindible que sea necesario para cubrir la necesidad que motivo la creación de estas vacantes.

 

Comisiones de servicio

 

Supresión de las comisiones de servicio que se otorgan por los jefes de unidad. Van en detrimento de otras unidades bajo su mando y las cuales no tienen ninguna trasparencia.

 

Este tipo de comisiones, en caso de que sean necesarias, se deben de publicar en el Boletín Oficial de la Guardia Civil, para acceso a todos los guardias civiles y garantizar la transparencia en su concesión. Unificación de los criterios de adjudicación en las comisiones de servicio, donde prime aquel personal que no haya disfrutado de estas, siempre que reúna los requisitos y no quede a expendas de la decisión del mando directo en los informes que pudieran realizar.

 

IPECGUCI

 

Sistema de calificación muy arbitrario y nada justo con un peso excesivo en la solicitud de vacantes de los guardias civiles. Pedimos una modificación de la norma que lo regula y la inclusión en la norma de la evaluación 360° implantado en otros cuerpos policiales de nuestro entorno dentro de la Unión Europea, en la que cualquier Guardia Civil sea evaluado tanto por sus superiores como por sus subordinados, en cualquiera de las escalas.

 

Pase a la reserva

 

Escala de cabos y guardias. En la actualidad el pase a la situación de reserva es obligatorio en la escala de cabos y guardias, el pase a esta situación administrativa tiene que ser voluntaria.

 

Escala de oficiales y suboficiales. El pase a reserva debe de ser al igual que los cabos y guardias civiles: voluntario a los 58 años.

 

Mayor número de vacantes en reserva, para todas las escalas y no las que hay en la actualidad, donde este tipo de vacantes es muy inferior al número de Guardias civiles que pasan a esta situación administrativa. Estas vacantes además deberán de regirse por un sistema más justo y no a elección de los jefes de unidad.

 

Protocolo para la prevención del suicidio

 

Esta lacra que afecta de manera más que preocupante a la Guardia Civil y siendo difícil de tratar y prevenir, no deja de ser menos cierto que el actual protocolo de prevención de conductas anómalas ha demostrado ser ineficaz y quizás en algunos extremos podríamos decir que totalmente ineficaz.

 

  • Creemos en una labor didáctica por los servicios de psicología de la Guardia Civil dentro de la institución en todos los estamentos, con jornadas de formación específicas, donde se indique dónde y cómo detectar conductas que puedan llevar a pensar en una conducta autolesiva

 

Actualmente las jornadas se reducen a el trato con el ciudadano y en el supuesto de tocar el tema de los suicidios las comparativas mediante estadísticas cuyos datos no se aproximan a la realidad que tenemos en la Guardia Civil,

 

  • Externalización del servicio de psicología en especial cuando se debe de tratar a los compañeros con cualquier tipo de problema que pueda afectar psicológicamente a estos.

 

De esta manera en muchos supuestos se evita el tener que enfrentarse los compañeros y compañeras a un facultativo en primer lugar en dependencias oficiales y en segundo lugar a una persona con uniforme. Si bien un porcentaje no tenga relación con los servicios o el entorno laboral, si es cierto que los Guardias civiles ven agravada el trastorno por la poca empatía y apoyo por los jefes de unidad.

 

  • Formación en gestión de situaciones extremas. Normalizamos las funciones que a diario realizan los Guardias civiles, pero se ven a diario sometidos a situaciones de diversa índole que por no son del agrado y que la mayoría de la población no se enfrenta.

 

Ya tienen en la Dirección General asuntos para resolver en los próximos meses. JUCIL seguirá en la lucha para conseguir que todos los objetivos que hemos señalado puedan cumplirse para mejorar la calidad del servicio que ofrece la Guardia Civil y, al tiempo, conseguir mejores condiciones laborales y sociales para todos los guardias civiles, similares a las que ya disfrutan el resto de cuerpos de empleados públicos en España.