JUCIL arranca del Gobierno el abono de la mudanza y el coste del guardamuebles para los desalojados de Herrera de Pisuerga

La asociación profesional reclamará a la Dirección General y a la Junta de Pabellones que las viviendas adjudicadas a estos guardias civiles no lo sean en precario y puedan mantenerlas hasta que se rehabilite o se construya un nuevo cuartel en la población palentina
El secretario provincial de JUCIL y el secretario general de la Asociación se reúnen con el subdelegado del Gobierno y el teniente coronel de la Comandancia palentina para conocer cuál es el futuro de estas instalaciones declaradas en ruina y donde aún se mantienen oficinas y vestuarios de trabajo

La asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) ha arrancado del Gobierno un compromiso de que se abonarán los gastos de mudanza y el coste del tiempo en el que permanezcan en un guardamuebles los enseres de los once guardias civiles a los que se ha comunicado el desalojo inmediato de los pabellones que ocupan en el cuartel de Herrera de Pisuerga, en la provincia de Palencia.

El secretario general de la asociación, Ernesto Vilariño, acompañado del secretario provincial de Palencia de JUCIL, Eduardo Crespo Polanco, se ha reunido este viernes con el subdelegado del Gobierno en Palencia, Ángel Domingo Miguel Gutiérrez y el teniente coronel Rafael Marcos Barquín. En el transcurso de este encuentro, los representantes de JUCIL se han interesado por conocer cuál es el pronóstico sobre las edificaciones que, según las explicaciones aportadas, aún está por determinar. Dependerá del resultado de un estudio urgente cuyas conclusiones servirán para decidir si la construcción se rehabilita o bien, se derrumba para erigirla de nuevo.

 

Compromisos y también incertidumbres

 

 “Hemos salido de la reunión con el compromiso del Gobierno de que abonarán tanto el coste de la mudanza de todos los desplazados como también el coste del tiempo que los enseres de estos guardias civiles y de sus familias permanezcan en un guardamuebles”, manifestó Vilariño tras el encuentro. A los guardias y a sus familias, un conjunto de unas treinta personas, se les ha ofrecido realojo en pabellones disponibles en otros acuartelamientos de la provincia: En concreto en Melgar de Fernamental, Frómista, Aguilar de Campoo, Alar del Rey y en la residencia de la Comandancia de Palencia, si bien esta última se encuentra a una distancia considerable de Herrera de Pisuerga. Todos los guardias han sido ya informados de la orden de desalojo y la salida será inmediata, dado el riesgo de derrumbe de un tejado al que no se ha dedicado cuidados ni mantenimiento.

Para evitar incertidumbres, la asociación profesional reclamará que la cesión de los pabellones a los guardias civiles y sus familias desalojados de Herrera de Pisuerga no sea en precario, por lo que elevará un escrito a la Junta de Pabellones de León y a la propia Dirección General de la Guardia Civil. “De esta manera, los compañeros contarán con una seguridad de que, después de que se les adjudique un pabellón de forma temporal, no serán desplazados del mismo dentro de unos meses porque lo haya reclamado otro compañero en un traslado”, ha explicado Vilariño. JUCIL ha solicitado además que se inicie un procedimiento de urgencia, como ocurrió en la ruina el cuartel de Cartagena, para que los trabajos de rehabilitación o de derribo y construcción de unas nuevas dependencias comiencen con la máxima rapidez.

 

Guardar las facturas de todos los gastos

 

JUCIL se ha interesado además por conocer qué ocurrirá con los gastos que han llevado a cabo algunos de los desalojados en estos hogares que, en algún caso, y sólo en el mes de octubre pasado, superan en un caso los 4.000 euros para reformar parte de la vivienda asignada. “Lo que nos han recomendado, sin saber todavía qué ocurrirá, es que se guarden todas las facturas, para su posterior reclamación”, ha precisado Ernesto Vilariño.